Tras migración a fibra óptica, una empresa nos solicita ayuda debido a la aparición de diversos fallos con la telefonía IP fija e inalámbrica, conexiones a wifi y sus datáfonos. Las empresas suministradoras y subcontratas han dejado al cliente en la estacada.
 
Acudimos a revisar y encontramos un problema provocado por la existencia de un segundo servidor DHCP que asigna IPs en una segunda red sin conexión WAN. Tras determinar que se trata del dispositivo enrutador que daba servicio a uno de los datáfonos vía WIFI, se comunica con el banco para solicitud de revisión.
 
Se retira el segundo enrutador (que podrían haber configurado para su uso) dejando un único servidor DHCP para asignación automática de IPs en la red privada principal.
 
Ahora la telefónica IP funciona sin ecos o ruidos, los equipos itinerantes se conectan a la red adecuada y los datáfonos están funcionando.
 
Esto ocurre con instalaciones en las que concurren varias empresas suministradoras de servicios que acusan a las demás de los errores y fallos sin pararse a identificar el problema real. Por supuesto, el gran problema son las subcontratas. Estas empresas no se molestan en contratar personal cualificado por el coste que supone.
 
Informática Coslada ha resuelto con resultado satisfactorio para el cliente.
A %d blogueros les gusta esto: